Maestros…¿emprendedores? Un entrenamiento en la errancia